S. T. Dupont: Un sonido celestial

0
146

Por Asier Abad

Bueno, aquí nos encontramos de nuevo en mi ya habitual espacio para las entrevistas, como es el Puente Colgante Boutique Hotel, que es ya como mi segunda casa y base de operaciones del Pájaro.

Gracias otra vez más a Ricardo Campuzano, director del hotel por su hospitalidad y trato. Tenemos hoy un día algo nublado, pero se está muy bien en esta estupenda terraza exterior.

La entrevista de hoy me hace especial ilusión y he estado contando los días, casi como un niño, porque tenemos el privilegio de poder contar con la presencia de Alfonso González Country, manager de España, Portugal y Andorra de la prestigiosa y mítica marca Francesa S. T. Dupont, presente en los cinco continentes.

Para la ocasión, mediante la gestión del estanquero catalán Jordi Salvat, el club de fumadores Genba me ha mandado unos cigarros muy añejados de la marca S. T. Dupont que aún quedan. Recordemos que fue entre 1997-2003 su fabricación en República Dominicana en la fábrica de Augusto Reyes, con 90 por ciento de tabacos dominicanos y 10 por ciento de otras procedencias en su interior. Desde aquí mi agradecimiento. Estamos pues, ante varias reliquias, que seguro nos harán más amena y entretenida esta charla. Suaves, amaderados y algo domados por el paso del tiempo… música maestro.

Cuéntame sus orígenes, su historia…

Eran dos hermanos, los Dupont de la Alta Saboya, donde todavía tienen la fábrica, en Faverges, un pequeño pueblo Galo, justo en los Alpes Franceses (6 mil 968 habitantes). Posteriormente se trasladaron a París, para poder vender sus productos a un público con más posibilidades, aunque seguían manteniendo su fábrica con sus artesanos de siempre. Debido a las guerras, tuvieron que volver de nuevo a su origen. En 1870, empezaron a promocionar sus productos con los conductores de coches de caballos empezando a tener cierta fama.

Fue en 1872 cuando se funda la marca S. T. Dupont por Simon Tissot Dupont, empezaron a trabajar el cuero, sobre todo carteras. Nace el arte de viajar (piel).
A principios del siglo XX se establecieron definitivamente en París y fue cuando empezaron a coger fama sus artículos.

En los años 30 tuvo mucho éxito en New York vendiendo maletas como baúles. Su calidad y tendencia era muy reconocida teniendo muchos clientes poderosos y reconocidos.

En 1947 la marca regaló a la reina Elizabeth II un estuche de viaje a medida para su boda, obsequiándole años después una réplica a los príncipes de Inglaterra también por la suya.

Humphrey Bogart y Audrey Hepburn fueron dos de los más famosos iconos en los años 50 que se convirtieron clientes de S. T. Dupont sobre todo en maletas y bolsas de viaje, recibiendo colecciones especialmente diseñadas para ellos. El señor Bogart era fumador, pero lo que más le apasionaba eran las maletas. De hecho en un viaje a París encargó una de las primeras maletas específicas para subir a un avión. Hoy en día, todavía existe una colección de maletas con su nombre.

En 1941 el maharajá de Patiala encargó 100 baúles de viaje con estuches para su harén, entonces le pidieron encendedores para llevarlos dentro, entonces claro, en aquella época no podías ir por ahí a buscar un encendedor que fuera a medida y a juego con ese estuche y entonces la compañía decidió hacerlo, investigando y desarrollándolo desde cero todo. Les salió tan bien que decidieron seguir vendiéndolo. Así es como nació el fuego dentro de la compañía, no teniendo nada que ver en lo que hacían, pues como bien saben, se dedicaban a realizar maletas de viaje como las de antes.

Maletas en las que todo se hacía de manera artesanal, desde botellitas para lociones hasta el más mínimo detalle con un armazón metálico, que se hacía en casa también.

El embajador de Francia en Estados Unidos le regaló a Jackie Kennedy un encendedor con una “J” en oro grabada en medio de la laca natural; en un viaje posterior a París, en una tienda de la casa, pidió que le hicieran un bolígrafo a juego, entonces la compañía, debido a su personalidad y entusiasmo, decidió investigar y realizarlo con la infraestructura de que disponían, entonces nació la línea de escritura Classique sobre los años 70. Y así es cuando en 1973 nace el arte de la escritura, como hija del fuego.

Por último, en 1989 se crea el arte de la seduccion con diversos accesorios (relojes, cinturones de laca, corbatas, gemelos, pinzas de billetes, etcétera).

Su éxito fue una conjunción de tradición e innovación y por supuesto, la reinvención de sus artículos dándoles un toque más contemporáneo. El secreto de la calidad y del lujo de sus productos, es el mimo en la fabricación, cuidando el más mínimo detalle. Esto es sinónimo de calidad.

Se ve que lo vives…

Mira, una de las cosas que más me gustan de la marca es que todas esas personalidades que la han usado, lo han hecho porque les gustaba, no era ningún acuerdo de nada, no eran regalos, eran personas que compraban los productos porque les gustaban o encargaban. Pero al final, todos tienen una relación especial con su producto porque les recuerda a alguien o les atrae los recuerdos de ellos mismos en el pasado.

Hoy en día, también se pueden encargar, ya que tenemos un departamento de Alta Creación, donde se fabrican cosas increíbles y piezas únicas.

Sobre todo, el producto clásico, es un producto que se hereda, entonces la gente tiene el suyo. No quiere uno nuevo a un precio especial, en general quieren el suyo porque ese el que usaba su padre, su abuelo… Algo que hayas heredado, se convierte en algo único. No es un tema de dinero. Recordar es volver a vivir.

También, es apasionante, cuando visito la fábrica y veo los diseños, sus detalles y la terminación de algunos artículos especiales. Después, cuando llegan los productos nuevos a la oficina, es como una fiesta, porque comenzamos a acercarlos, a tocarlos, con las ganas claro de poder usarlos también nosotros, el privilegio de poder tenerlos. La gente después al verlos, te preguntan y se interesan por el producto. Es increíble.

¿Qué representa la marca para Francia?

Te diré que al día de hoy todavía es el regalo oficial de la República Francesa, o sea, cuando tienen que hacer algún tipo de regalo institucional se lo encargan a S. T. Dupont, las bodas reales, todas las últimas que se han hecho, el regalo siempre ha sido de nuestra marca.
Es algo más que una marca, es historia de su país, de su cultura.

De hecho, hay pocas marcas que tienen un sello que se llama LPV, que tienen las empresas de Patrimonio Viviente, que siguen trabajando de manera tradicional. Por ejemplo en la piel (la patina) se sigue dando a mano en carteras, maletines…

Háblame de la laca, creo que es una seña de identidad.

Es una resina natural de un árbol, que también se saca de manera tradicional, recogiéndola, para después teñirla con el color, que generalmente suelen ser oscuros, porque la resina es oscura. Darle colores claros es complicado. Se pone en un lienzo, para posteriormente retorcerlo, hasta que sale una especie de grasita, que es la que se pone sobre los productos metálicos. Tiene una alta durabilidad y es muy resistente.

Además de las capas (de 7 a 10) depende del producto, cada capa lleva 12 horas de horno para ir endureciéndola poco a poco, con lo cual, si tiene una caída o se quema, prácticamente es mucho más resistente que el metal.

¿Cuánto se puede tardar en fabricar, por ejemplo, un encendedor con todos sus pasos?

Como unas 50 horas de trabajo en general. Date cuenta que solo cada capa son 12 horas como hemos hablado. Evidentemente no todos los días en la fábrica se laca porque la que no utilizas, no puedes usarla al día siguiente, eso se seca y es para tirar. Tienes que acumular productos de ese color, entonces cada día se laca de un color, pero eso ya es organización de los artesanos.

Supongo que para los encendedores en fábrica, habrá gente especializada en cada parte del proceso.

En efecto, hay familias enteras de varias generaciones especializadas en varios procesos. Inicialmente entra una barra de acero que se le corta, se le hace una hendidura para el depósito. Se perfora para hacer dos agujeros, uno para la entrada de gas y el otro para el regulador. Se hacen por separado el cuerpo del tapón. Se pone un muelle para que luego ajuste perfectamente. Que al abrirlo, el sonido rebota por dentro, haciéndolo característico que luego se volvió en una seña de identidad de la marca. En los encendedores de oro y plata este sonido es parecido, pero no igual.

Háblame de ese famoso clin.

Realmente no fue un defecto de fabricación, pero sí un inesperado sonido que luego se volvió característico y que a los clientes de S. T. Dupont les gustó porque realmente los hacía diferenciados, cuando había un encendedor Dupont en un sitio a oscuras, en un restaurante, reunión, cuando oían ese famoso clin, toda la gente se giraba y sabía que era de la marca.

En China hace años también se hizo muy famoso, porque realizaron una serie de espías en lo que la clave era ese sonido. Cuando tenían que identificarse un espía a otro, se encendían un cigarrillo y si se oía ese clin, era de los tuyos y si no, era de los malos, metiéndote en un gran problema.

Esto hoy en día ha quedado como un símbolo de la marca. Y de hecho, en fábrica, hay una persona artesana especializada solo para que este sonido metálico que tiene que dar, sea el adecuado, el sonido celestial.

La marca cada vez tiene más presencia en los artículos para el fumador/a; cuando desarrollan nuevos, ¿se recogen de alguna manera las sugerencias de los aficionados?

Al final, ha sido la demanda del consumidor. Realmente tenemos varios tipos de clientes mitómanos de nuestro producto, pero al final, los que más han mitificado nuestra marca, han sido sin duda, los fumadores.
Pablo Picasso, de hecho, compraba muchos encendedores, los decoraba y los regalaba. Sin saberlo, ya ejercía de embajador para la marca. En 1962, nace una colección de encendedores con su nombre como edición limitada.

También decir que estamos en contacto directo con el mercado, clubes de fumadores, tenemos muchos clientes que son cavas de cigarros, nosotros mismos dentro de la marca, desde el presidente, hasta algunos assistants, somos aficionados al mundo del tabaco y luego también colaboramos directamente con marcas de cigarros premium. Esto, te hace estar en el mercado, estando más cerca del consumidor, conociendo la demanda, tendencia, sus gustos.

Hablemos de algunos artículos.

T. Dupont fabrica productos excepcionales para gente excepcional. Nos gusta evolucionar con los tiempos. Por ejemplo el encendedor Le Grand de doble llama que responde a una demanda del fumador de cigarros, que además quiere encenderlo con cierta elegancia, quiere diferenciarse un poco, no lleva el típico encendedor tipo torch. Nos gusta tenerlo en mano, tocarlo, abrirlo, fijarnos en los pequeños detalles. Es una obra maestra.

Otro producto nuevo es el cortapuros dos en uno, corte en V y guillotina, tú eliges el corte.

Otra novedad es el encendedor Defi XXtreme, que salió en un principio como depósito, porque lleva propano, con la intención de que pueda encenderse a más de tres mil 500 metros de altura y capaz de soportar vientos de fuerza siete. Con dos tipos de llamas azules inclinadas tipo torch. Muy juvenil, con un arco térmico, que abarca desde los -10 hasta los 45 grados centígrados.

La S serie Monet que rememoraba un cuadro, que era amanecer en puerto de Marsella. Todo a mano, de manera artesanal y con laca natural, cuidando cada detalle. Esto es lo que nos diferencia de las demás marcas, que se produce como hace años y sin tiempo.
Para nosotros han hecho colecciones personas como Andy Warhol, Yves Saint Laurent, Karl Lagerfeld…
Pureras de todo tipo conjugando el metal y cuero.

Cuál es la demanda de los diferentes países, ¿influye la cultura del tabaco, el tabaco y S. T. Dupont?

La cultura del tabaco, en contra de lo que se piensa, sobre todo de los cigarros premium, como tú sabes, se está desarrollando por todo el mundo de una forma muy importante. China, Corea, Japón, Hong Kong, por ejemplo están despertando y son principales países consumidores de la marca, sobre todo de productos clásicos.

El cigarro es un estilo de vida. Donde se para el tiempo, siendo éste un lujo para la marca. S. T. Dupont va evolucionando con los tiempos, pero sin perder la esencia y el trabajo artesanal. Fumar es compartir, es sociabilizarse hasta contigo mismo, bajar revoluciones, disfrutar del momento solo o acompañado, haciendo que ese momento sea único. Nuestro paralelismo con el mundo del tabaco, está en nuestra manera de trabajar artesanalmente y teniendo un meticuloso proceso de fabricación.

Hablemos del coleccionismo, curiosidades y series limitadas.

No hay nadie en el mundo que sea capaz de hacerlo con tantos detalles y esa calidad. Por ejemplo hemos hecho una colaboración con Star Wars, haciendo la plumas de Darth Vader y de Joda asemejándolas a sus espadas láser famosas, con todo lujo de detalles.

También a Piratas del Caribe en el que el abrecartas era la espada de Jack Sparrow. Los cañones eran las estilográficas, el baúl del tesoro un cenicero que se abría y llevaba un encendedor y las asas se abrían para apoyar el cigarro. Otra obra de arte.

Evidentemente hay varias personas dedicadas a su fabricación y suelen ser encargos para una persona que lo pide.

Como anécdota, decir que en 2014, se creó una obra de arte inspirada en el estilo barroco de Luis XIII, diseñado por la princesa Tania de Borbón-Parma. Se trata del encendedor más caro del mundo y así consta en el Libro de los récords, con oro de más de 41 quilates de zafiros.
El año pasado sacaron una colección las hermanas Olsen, que estaban realmente emocionadas por poder diseñar unos encendedores para S. T. Dupont, porque su ídolo desde pequeñitas siempre fue Jackie Kennedy. Fue como un sueño para ellas.

El Departamento de Alta Creación desarrolló un encendedor de mesa, el Complication Lighter, que era una caja fuerte, algo exclusivo, con engranajes vistos, tipo como los relojes. Cada encendedor tiene una clave para abrirlo, que solo la saben el artesano y el cliente.

Artículos icónicos de lujo hechos a medida que combinan el mejor diseño y la mejor calidad.

El año pasado, conmemorando la llegada del hombre a la luna, se hizo el módulo lunar, donde iban encastrado un encendedor con el relieve de un astronauta y llevaba una cápsula con polvo lunar que se había comprado para la ocasión. Solo se hicieron 10/12 unidades.

Maletines con compartimentos secretos, que también solo lo saben el artesano y el comprador fabricados a mano con perfección y pasión.

Estamos en la confección de un Cigar bag de alta creación con piel de cocodrilo, pero también nos gustaría hacer algo más estándar para otro tipo de público.

Por mi parte Alfonso, decirte que ha sido un verdadero placer hablar contigo, un aprendizaje y gracias por acercar S. T. Dupont a la gente de Latino Aficionado. Eres un auténtico Gentleman y un buen embajador de la marca. Espero esta sea la primera de muchas charlas-fumadas juntos. He disfrutado mucho. Mi admiración y respeto.

Gracias a ti, la verdad es que me hace ilusión también porque el puro es un producto muy nuestro y que aparezca una revista como ésta, de calidad, de habla hispana, que conoce la forma de vida, la forma de entender las cosas nuestras es importante. A través del mundo del cigarro también estamos exportando nuestra forma de vida más relajada, más apasionada por la gastronomía y compartirla con los demás es apasionante.

Y me hace ilusión que la revista Latino Aficionado transmita otro punto de vista, no solo desde el marketing, sino desde otro ángulo. Me agradó la idea, me pareció curiosa.

Cierre con broche de oro

Poco a poco se está haciendo de noche y el frío nos indica que tenemos que abandonar esta señorial terraza. Estamos ya saboreando las últimas caladas de estos exclusivos cigarros S. T. Dupont, muy a nuestro pesar, haciendo que nuestro encuentro toque ya su fin. Siempre recordaré este momento.

Nos disponemos a cenar en Casa Polvorilla, otro restaurante del hotel, de madera, típico marinero, con adornos de barcos y motivos del mar, un sitio muy acogedor y entrañable. Buenos amigos, buena mesa y buenas historias que contar.

Como dice mi querido y admirado Pepe Franco, Hombre habano y prestigioso estanquero de Madrid, todo un referente, un murciano de Pro, un sabio que cuando yo empezaba, él ya estaba ahí sentando dando cátedra (os hablaré de él en otra ocasión): “Para tener una buena charla, primero tienes que estar bien comido y luego bien fumado”.

QUE NO PARE LA MÚSICA, NUNCA DEJEN DE BAILAR.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí