Festival del Habano Cuba 2020

0
27

#MyHabanosMoment

Por Manolo Santiago, Master en Habanos / Cigar Sommelier

 

La fecha, 24 de febrero de 2020; en los accesos del aeropuerto José Martí pululaban los asistentes al festival más grande alrededor del mundo del tabaco: el Festival del Habano número XXII. Tratando de sortear los filtros, encontrar un taxi o rentar un auto que les permita ir directo al centro de operaciones y registros al evento, ubicado en las inmediaciones de la histórica fábrica de habanos El Laguito, para recolectar las acreditaciones a las actividades de tan glorioso evento. Una vez obtenidas, correr a tu hotel para una ducha y vestir adecuadamente para la primer actividad, la Cena de Bienvenida.

Y parece que fue ayer cuando los asistentes de todo el mundo se dieron cita en esta ciudad de La Habana para celebrar por una semana más la pasión, el negocio, la vida, la experiencia y el gozo que brinda poder fumar tan preciado producto, proveniente de la tierra y mano de obra Cubana. Hacen que más de mil aficionados de todo el mundo hagan hasta lo imposible por no perderse de este gran evento.

El festival inció con la inauguración de la Feria Comercial y claro, Cena de Bienvenida, en un ambiente semiformal, donde se presentó un espectáculo por demás increíble por los cielos; las palabras inaugurales al XXII Festival del Habano por parte de las autoridades en Habanos SA y la presentación por primera ocasión de un Habano Reserva en una marca que no forma parte de las marcas globales, nada más y nada menos que el Bolívar Reserva Cosecha 2016.

Martes 25 de febrero, a temprana hora, los asistentes eran esperados por autobuses con los colores de la bandera Cubana en sus hoteles, para dirigirlos a la visita de plantaciones de hoja de capa, en la zona de Partido en San Antonio de los Baños, donde se adentraron a los secretos de los vegueros, en campos de tabaco tapado, las casas de curación de tabaco y esta magia antes de llegar a la fábrica, lo que conocemos como preindustria. No podía faltar un auténtico almuerzo de campo al estilo cubano.

No por nada y por supuesto plenamente justificado, personalidades como Jim Belushi, Jack Nicholson, Danny Glover, Jeremy Irons, Chucho Valdés, Armando Manzanero, Tom Jones incluso Paris Hilton, han estado presentes en este gran Festival del Habano. Y cómo no, si en verdad se vive un auténtico #MyHabanosMoment en cada actividad, es un disfrute no solo poder estar cercano a estas luminarias, sino compartir con los aficionados provenientes de todo el Mundo, con el mismo fin, disfrutar.

Durante las mañanas se suscitaron varias actividades durante como la Feria Comercial, en donde podían disfrutar del stand de Habanos SA que mostraba clases maestras, la presentación del nuevo perfume Montecristo Blanc por parte de Mille Centum, el arte del torcido y los productos a lanzar este 2020, sumado a los stands de productores cubanos de ron como Havana Club y Tecnoazucar, fabricantes de sombreros, joyería, artículos para fumadores, proveedores y por supuesto humidores, mostrando toda sus obras de arte, amén de los seminarios, en donde podías aprender de un torcedor, en esta ocasión fue el maestro José Miguel Bárzaga Marcelo que frente a todos mostró cómo es el arte de torcido y ensamblar un habano. Tiempo después del almuerzo se disfrutó de la clase maestra de maridaje, en esta ocasión con vino tinto propuesto por Bodegas Torres y Habanos.

Por la noche del miércoles, la cita nos llevó al salón de protocolos de la fábrica El Laguito, vestido de dorado, negro y bordeaux. En la invitación a la cena, se leía Club 30 entre un diseño tipo Chrleston o Cabaret, y se veía una tarjeta que te nombraba miembro distinguido de La Casa del Habano. Al entrar una copa de champaña te recibe y puedes caminar hasta tu mesa, no sin antes pasar por el red carpet y tomarte fotos en cubículos retro, con la orquesta de jazz o ver la fotografía que acabas de publicar en una pantalla gigante.

Entrando al recinto te brindan un habano Montecristo media corona, y conforme los platillos eran servidos llegaban más habanos: Montecristo Open Master, Leyenda y finalmente un Supremos Edición Limitada 2019. Durante los platillos y los habanos se disfrutó un espextáculo haciendo referencia a los continentes en donde existen las 160 tiendas de la Casa del Habano y claro, un mariachi por conmemorar en donde inició la primera tienda hace 30 años: México.

Cerramos con una importante presentación de Charles Fox interpretando su éxito Killing me softly with his song. Al salir te entregan una bolsa de color negro donde se lee: “85 Aniversario Montecristo” y dentro de ella una caja con una purera de La Casa del Habano y dentro un par de Habanos Herederos Montecristo, exclusivos para Habanos Especialista o La Casa del Habano, una presentación del nuevo perfume Montecristo Blanc y una pulsera exclusiva con la flor de lis, imagen principal de Montecristo.

Cuarto día del Festival del Habano. Jueves 27: inicia temprano, ya que el transporte esperaba a la salida de tu hotel para dirigirse a la fábrica La Corona, donde se pudo de cerca el cómo se manofacturan habanos como Ramón Allones, Hoyo de Monterrey, Romeo y Julieta y otras más. Aparte del arte del despalillo, ligada, galera, anillado y armado de cajas, viene la visita a la fábrica de Partagás en su nueva ubicación, fachada realmente hermosa y resplandecientemente blanca así como un ejército de torcedores trabajando alrededor de estos fuertes habanos. Se termina relativamente temprano y pasamos a otro evento importante.

Mexicanos en el Festival: la cita es en el hotel Packard, los invitados son personalidades de varios países, pero por supuesto toda la comitiva mexicana que había asistido al festival: Monterrey, Los Cabos, Tijuana, Ciudad Juárez, Guadalajara, puerto Vallarta, Ciudad de México, Puebla, Cancún y más lugares. Nos vimos en el restaurante del segundo piso, con un gran almuerzo buffet acompañado de bebidas, como cerveza, vino y demás. Después pasamos a la terraza, donde al ingresar te reciben con un Partagás Serie D. No 4 y un trago de Habana Club Selección. Después de conocernos un poco, ya entrada la tarde, frente a nosotros el Maestro del Ron Cubano Asbel Morales nos presenta Havana Club Tributo 2020, que perfectamente combinó con un Partagás Serie D. no. 4, para cuando terminamos nos emociona escuchar a lo lejos el Son de la Negra por el mariachi Guadalupe de Cuba, para después seguir gozando de ron Havana Club Selección de los Maestros, la compañía, el mariachi y el habano. Terminamos el día a eso de las 16:30 horas y tomamos un merecido descanso.

El último día del XXII Festival del Habano 2020 llegó. Viernes 28 de febrero: la Feria Comercial presenta sus stands y productos, se devela a los ganadores del Habanos World Challenge, concurso en parejas de aficionados sobre conocimiento, práctica y experiencia del habano, donde la dupla ganadora fue la proveniente de Emiratos Árabes Unidos, los señores Tarek Gamaye y Fabi Hammad, quienes estuvieron como couch al Maestro Habano Sommelier Jesús Machin, contra la parte de Chipre que en esta ocasión se quedan esperando la siguiente oportunidad de coronarse como ganadores.

Horas más tarde, cerca de las 20:00 en el gran recinto de PabExpo y vestido de rojo con el logotipo, arcos y balcón de Romeo y Julieta, una copa de prosecco que de manera creativa te servían, dando unos pasos, podías observar de cerca una orquesta interpretando algunas oberturas interesantes o bien subir al balcón y dar una rosa a tu amada. Claro, podía ver de cerca el lanzamiento de Romeo y Julieta, la línea Oro con sus vitolas Hidalgos, Nobles y Dianas. Para encontrar tu mesa, tenías que sortear a los clowns que te recibían en el recinto hasta tu mesa, donde diversos artistas presentaron sus espectáculos, dignos de cualquier escenario del mundo, artistas de Cuba, de Londres como los NeonDrummers. Conforme avanzó la noche los Habanos llegaban junto los platillos, cada uno de la nueva linea de Romeo y Julieta Oro, Hidalgos, Dianas y Nobles, para finalizar con un clásico Romeo y Julieta Churchill. Se entregaron los premios Habanos, entre los galardonados fueron: Por producción Servilio Jesús Córdova, en Negocios Jean Claude Reichling y a Alexander Avellar por comunicación.

Momentos después, en donde pudiste convivir, acercarte a los humidores para subasta y vivirlos de cerca, en cuanto dicen que comenzará la subasta que cada año se lleva a cabo como momento principal de la noche dando un homenaje a Simon Chase, quien llevó durante varios años las subastas en los festivales, para después presentar a Dalia Padilla y María Eugenia Álvarez, ambas de la famosa casa de subastas Christie’s.

Nadie se esperaría lo que llegó después: el primer humidor donado por la familia de Simon Chase se subastó por un total de 380 mil euros; el segundo humidor de la marca H. Upmann con 355 habanos llegó a una subasta de 270 mil euros; el tercer humidor fue el de la marca Partagas con un tremendo diseño vanguardista y 390 habanos por la cantidad de 400 mil euros; el humidor número cuatro de la marca Romeo y Julieta con 380 habanos, llegando a los 350 mil euros; siguió el de Montecristo, increíble, reflejaba el espíritu de la marca y en su interior un total de 450 habanos, llegando a los 420 mil euros, para terminar con la sexta pieza de la noche: Cohiba, presentando un diseño fino y contemporáneo, dos chavetas encontradas con cajones para un total de 550 habanos en su interior, logrando la histórica cifra de 2 millones 400 mil euros, generando un total de 4 millones 270 mil euros. Una cifra totalmente histórica en la historia de los Festivales del Habano.

Terminando con esta euforia, brindaron con un trago ideal para maridar con la línea Oro de Romeo y Julieta y sorprendidos por la presencia de la palabra “gloria” en el fondo del escenario para tener entrando a la radiante Gloria Gaynor interpretando sus exitos, canciones nuevas y por supuesto un I Will Survive coreado por todos los asistentes. Entre risas y fotografías, la gente fue saliendo del recinto, no sin antes pasar por su obsequio, que contenía una caja roja con una muestra de cada habano de la línea Oro, sumado a una pequeña caja que contenía un encendedor y un cortador rojo y dorado con la rúbrica, que decía Romeo y Julieta y por supuesto tu cenicero también de la marca, para ir tranquilamente a tu hotel y descansar.

El XXII Festival del Habano había terminado.

Ahora a esperar el siguiente año para volver a sorprenderte con lo que Habanos y por supuesto Cuba, tiene para el aficionado, sin duda una experiencia que tienes que disfrutar por lo menos una vez en la vida, o las veces que la vida lo permita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí