La ceniza del cigarro, esa gran desconocida

0
83
El mago del carboncillo

Por Asier Abad

Vamos a intentar desarrollar el tema de la ceniza de un cigarro, ver sus diferentes tipos de tonalidades (colores ), robustez (firmeza) y cómo se forma (estructura). ¿Para qué puede servir y qué tipo de información nos puede proporcionar?

Como tema anecdótico y, sobre todo, metafísico, os hablaré un poquito de la Tabacomancia o lectura con el tabaco, utilizado para romper energías negativas, adivinación, conectar con los dioses, etcétera; consiste en la técnica de adivinación por medio del humo y de las cenizas del tabaco. Está muy extendida en Latinoamérica, pero es en Cuba donde goza de mayor popularidad.

Esta tradición la practican principalmente mujeres de color; las videntes o personas que practican la santería interpretan los símbolos que hace el humo y la forma de la ceniza para conocer el presente y futuro de la gente, y es el amor, el principal tema de consulta.

Se fuma un par de centímetros y se lee… señal de amor, dudas, amores puros, buena vida, salud, envidias, malas rachas, felicidad, en fin, puede leer todo esto y más. Me pareció interesante.

Ahora vamos a apoyarnos en tres puntos para hablar de la ceniza y que la gente pueda saber algo más sobre ella. Estos son:

– COLOR

– ROBUSTEZ

– FORMA

La ceniza se forma como consecuencia de quemaduras de tabaco, esto se debe a que las sustancias orgánicas en ellas se destruyen (las que contienen carbono) y las sustancias no orgánicas son las que forman las cenizas; contienen restos de óxidos carbonatos de potasio o silicio, así como elementos químicos como fósforo y zinc.

La ceniza tendrá una influencia en la temperatura a la que se quema el cigarro, lo que a su vez afectará los aromas que se huelen y saborean.

Algunas veces la ceniza es larga y consistente, esto es un rasgo de buen blend, aunque se recomienda no dejarla más de dos o tres centímetros, pues sería peligrosa ante un posible desprendimiento, con el problema que podría conllevar; esto hace como una especie de autorregulador de la temperatura: menos oxígeno llega a la parte encendida, produciendo que no se caliente en exceso, es decir, la temperatura de la combustión se reduce y el humo se enfría. Este efecto refrescante ayuda a mantener una brasa adecuada y permitirá que los aromas dentro del tabaco se desarrollen y perciban más, teniendo mejor sabor.

Por último, sería recomendable posar el cigarro en posición horizontal, de ser posible con la ceniza al aire, puesto que el Este es muy caprichoso y se podría incluso hasta llegar a apagar. Hay que procurar no apoyarlo en un cenicero de manera incorrecta, es recomendable utilizar sus apoyadores, en ceniceros de loza o cristal si entrara en contacto con la brasa, podría llegar a enfriarla, teniendo varias temperaturas en el pie del cigarro y por lo tanto podría quemar desigual.

Dejar que la ceniza se caiga por sí sola, por su propio peso o con un leve golpe en el cenicero. Sé elegante, no seas brusco ni estes constantemente tirando la ceniza, esto recalienta en exceso el cigarro y tiene el efecto contrario que hemos descrito. No arriesgarse, la ceniza larga es síntoma de buen blend, pero peligrosa…

Por último, no aplastarlo contra el cenicero, es una obra de arte, que se hizo para buscar el placer y disfrute. Se hizo de manera artesanal y con amor, por lo tanto hay que dejarlo morir con dignidad, haciendo que se vaya apagando poco a poco. Hay cigarros que te queman los labios, cada uno elige el momento de la despedida. Y créanme, no hay mejor imagen que la de un cigarro bien fumado.

COLOR

Muchos coinciden en que el aspecto de la ceniza es un símbolo de madurez o añejamiento del cigarro, lo que es una realidad en parte.

La ceniza de un cigarro, tras su combustión, no solo nos habla de la edad, grado de humedad o cómo se manufacturo ese tabaco: nos dice las condiciones del suelo donde creció esa planta, el nivel de PH, las características de esas aguas con que fueron regadas (duras o blandas), las proporciones de elementos químicos que hay en ese suelo, fundamentalmente calcio y potasio.

Las cenizas nos dan múltiples pistas: una muy blanca casi siempre nos puede referir a una extensa maduración, aunque en un análisis más profundo nos podría indicar una alta concentración de calcio en las hojas empleadas para la liga de ese cigarro.

Aunque también, en una ceniza blanca, el potasio es indicador general. En estos casos nos hablará muy bien de cómo ha sido tratado ese blend en el campo: buena tierra, buenos nutrientes y distancia entre plantas para dosificarlos, que el viento penetre en ese campo de tabaco refrescandolo y en definitiva que haya sido mimado.

Los cigarros con ese tipo de ceniza arderán de manera excelente y tendrán muy buen drenaje, sin embargo, no nos dará ninguna pista de cómo será su aroma y sabor. Ceniza gris oscura podría ser exceso de fósforo mientras que otra negra no es buena señal, porque significa falta de mineral en ese suelo.

Cuando muestran esas pintas en la parte exterior de la ceniza suele ser debido a un exceso de humedad en algún paso del proceso de elaboración. Aquello que vemos como motas blancas son restos de calcificaciones o mineralizaciones, también debido a zonas de aguas duras. Tambien podría ser debido a los diferentes minerales naturales en la tierra o bien en el uso de algunos fertilizantes.

www.javiergella.com
www.javiergella.com

ROBUSTEZ / FIRMEZA

En este apartado nos podría mostrar algo más que el color: técnica de rolado (acordeón o libro) y la cantidad de tabaco.

Todas y todos los fumadores hemos tenido varios tipos de ceniza alguna vez: densa y firme o muy frágil que se cae con facilidad; una quemada uniforme o pareja sería lo ideal; cuando la ceniza es despeinada suele ser en cigarros de baja regalía, falta de capote o que la capa no es de las mejores.

Una ceniza demasiada abierta suele ser que el tabaco está poco apretado por el torcedor o mal ligado; por el contrario, otra muy cerrada o compacta podría deberse a un tabaco demasiado apretado, pero, a ciencia exacta, no se puede saber los motivos exactos.

Por cada piso foliar también tendremos unas características distintas de hojas, por lo tanto, diferentes velocidades de combustión asociadas, por ejemplo, al grosor de la hoja, aceites o niveles de nicotina que enumeraré por la rapidez de combustión, de más a menos:

Tabacos Volados. Son de las hojas de abajo de la planta, conocidas por su alto contenido en minerales y excelente combustionabilidad. Se emplea para ayudar en la quemada, posee pocos aceites y menos nicotina.

Secos. Las hojas que crecen a la mitad de la planta, más aromáticas pero no queman tan bien como el volado.

Visos. Más concentración de sabor, tienen más aceites y fortaleza que las anteriores.

Ligero. De la parte superior de la planta, tienen mayor fortaleza y nivel de nicotina, se queman a mayor temperatura y son las hojas más gruesas y queman más lento que las demás. Poseen gran cantidad de aceite.

Cada hoja tiene una posición estratégica en el cigarro debido a sus propiedades físicas. El ligero ocupa el lugar central , de la liga, debido a su grosor, estabilidad y pobre característica de combustión. Esto también se debe porque la temperatura de la quemada esta mas alta aquí.

FORMA / ESTRUCTURA

El seco/viso se envuelve alrededor del tabaco ligero y seguido por el volado en el exterior de la liga (fig.1). A pesar de que cada tabaco tiene distintas velocidades de combustión, si está bien elaborado y se realiza con precisión, se logra una fumada uniforme, dándole categoría a ese cigarro.

Pueden quemar de diferentes maneras, ofreciéndonos todo tipo de formas en la ceniza; puede ser debido a muchos factores: una mala colocación de su tabaco en el interior, encendido incorrecto (no rotando el cigarro), exceso de humedad en alguna hoja del tabaco o también, a una capa demasiado gruesa, esto puede hacer que la combustión avance de manera irregular.

No obstante, que en algún momento queme desigual no quiere decir que ese cigarro sea malo, se corrige la fumada, se le ayuda para unificar ese círculo de combustión igual y a seguir disfrutando.

DESIGUAL / CANOA

Cuando el cigarro arde por un solo lado, esto puede ser porque no se ha colocado el tabaco ligero en el medio de la liga, ardiendo más rápido por un lado, pudiendo tener tabaco ligero en el exterior (fig. 2).

TÚNEL

Fallo del torcedor: volado en el medio o el ligero como exterior (fig. 3).

RECTA

Tripa corta: el tabaco picado usado en estos cigarros crea una quemadura muy uniforme y la ceniza no tiene agarre por lo tanto se cae a menudo (fig. 4).

CRÁTER CÓNICO

El torcedor ha usado seco como aglutinante y envoltura, en lugar de volado. Por lo tanto comienza bien pero luego la ceniza comienza a fumarse por el exterior. (fig.5)

CÓNICA

Cigarro con la colocación de los tabacos de la liga perfectamente situados. Es el sumun: lo que todo fumador espera, lo que nos gusta ver en un cigarro, punta dura (ligero) que es más gruesa y arde mas lento, centro de la liga (fig. 6).

Deciros, para ir acabando, que nadie tiene la posesión absoluta de la verdad en el mundo del cigarro. Intervienen muchos factores e infinidad de variantes.

Espero les haya gustado otro enfoque del tabaco como era el tema de la ceniza, esa gran desconocida. Fue un deseo haberles hecho pasar un buen rato y disfrutando de este artículo. Y ahora que saben algo más sobre la ceniza, creo que se empezarán a fijar más, se lo aseguro… Sean felices y fumen bueno.

No quisiera olvidarme de dar las gracias a mi amigo Javier Gella, El mago del carboncillo, como le llamo yo cariñosamente, por ayudarme en la elaboración de este humilde reportaje, aportando de forma magistral sus dibujos.

No tengo dudas de que la gente se sorprenderá gratamente de tu arte. Creo, es más lo siento, que puede dar un enfoque distinto y especial del mundo del tabaco a través de tus manos. Él también es un gran apasionado del tabaco. Seguro aportará mucho y bueno a esta revista.

Bienvenido a LATINO AFICIONADO, tu casa, Mago.

Y gracias por embarcarte en esta nueva aventura conmigo. No es fácil… que el humo de este cigarro, te llegue en forma de abrazos Mago.

Javiergella@hotmail.com

www.javiergella.com

Facebook.com/JavierGella-RETRATOS.

Como remate a este artículo y parafraseando un trozo del libro El árbol y el pájaro de mi querido y admirado amigo de la Isla de la Palma (Canarias) Juan Fernando Martín, recuerden: “Ningún pájaro vuela dos veces en la misma brisa”.

QUE NO PARE LA MÚSICA, NUNCA DEJEN DE BAILAR.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí