El paste, la minería y el desarrollo social y económico

0
233

Enrique Sánchez Ballesteros

Colegio de Filosofía de Xalapa AC

Pocas veces tenemos la fortuna de encontrar una curiosidad gastronómica tan importante para el desarrollo económico y social de una región como es el caso del paste. Las propiedades de un alimento pueden resultar altamente positivas para el desarrollo de una actividad, al grado que parece que el amo del universo planeó dicho encuentro. En este caso, el paste impulsó el desarrollo de la actividad minera en el estado de Hidalgo.

El paste es propio del estado de Hidalgo, en la zona céntrica de la República Mexicana. La palabra “paste” proviene del inglés pasty, cuyo significado es pastoso; asimismo comparte una raíz distinta, pero de la misma región: el Reino Unido; en el condado de Cornualles usaban el término pasti para referirse igualmente a algo pastoso. Cabe mencionar que en este condado se practicaba la minería, a saber, en el mundo antiguo los córnicos eran considerados como los que dominaban la actividad minera.

El paste luce igual a una empanada, tan sólo en su apariencia física; no obstante presenta notables distinciones: su masa, a veces hojaldrada, es más gruesa, compacta y homogénea, a diferencia de la empanada, tal y como la conocemos en México, cuya masa es porosa, delgada y sin hojaldre. Asimismo, el relleno del paste tradicional se cuece en el horno con la masa, en cambio, con la empanada, el relleno normalmente está guisado. El relleno del paste original consiste en carne molida de res con papa, cebolla, poro, chile jalapeño y perejil picados.

Los ingenieros, obreros y mineros ingleses que llegaron al estado de Hidalgo a explotar la minería, introdujeron el paste, así como el futbol. Este último fue adoptado por todo el país, se adoptó con tanto amor que hoy en día podríamos decir que es el deporte nacional. Es importante resaltar que la ciudad de Pachuca es nombrada la cuna del futbol y en la ciudad de Real del Monte se jugó el primer partido en 1900, en los patios de la mina de Dolores.

En cambio, el paste se quedó en la región de Hidalgo, fue una bendición para los mineros, cuyo trabajo rindió frutos para la región, pues ciertas ciudades como Pachuca y Real del Monte se desarrollaron gracias a la actividad minera, la explotación de la plata trajo consigo bonanza económica y el crecimiento de las ciudades. El paste llegó para quedarse, hoy en día el paste es parte fundamental de la economía de algunas ciudades de Hidalgo, su producción barata, sus propiedades nutricionales y su sabor lo hace atractivo para el consumo diario y el movimiento gastronómico derivado del turismo.

Pero, ¿en qué consiste la bendición del paste para los mineros?, éste, como algunos otros alimentos, puede ser denominado “comida inteligente”, es decir, comida con ciertos propósitos más allá de su sabor, no es que su sabor no importe, de hecho, su sabor es muy bueno, simplemente existen otros elementos a tomar en cuenta.

Puede ser nombrado comida inteligente en relación con la actividad minera, ya que los mineros lo consumían debido a algunas características que resultaban ventajosas para su labor. Seguramente dicha utilidad ya había sido sometida a prueba por los ingleses córnicos, cuya tradición minera les había ayudado a acumular sabiduría acerca de los metales, la mina y, por supuesto, la alimentación recomendable para el minero.

Así, al estar elaborado con masa, papa y carne, es un alimento alto en calorías, mismas que se traducen en reposición de la energía gastada en la mina y almacenamiento de energía para continuar con la extracción del metal. La forma y la masa del paste posibilitan que se mantenga tibio o se enfríe más lento, sobre todo si se encuentran envueltos o cubiertos. Esta cualidad resultaba óptima para ingerir los alimentos, por lo menos a temperatura ambiente, después de un largo periodo de trabajo.

Recordemos su forma similar a una empanada, otra de sus cualidades marcadas es el borde que posee en la parte donde se une la masa para contener el relleno, este borde suele ser grueso y duro. Dichas propiedades ayudaban al minero a ingerirlo, pues como no podían tener la higiene adecuada en la mina, lo tomaban por el borde, lo comían y luego desechaban una pequeña porción del borde, aquella de donde lo habían agarrado.

¿Quién iba a pensar que un alimento marcaría el desarrollo de varias ciudades del estado de Hidalgo? Así es, los alimentos son parte de la cultura, pero también parte del desarrollo económico y social de la región. El paste que alimentó por años a los mineros posibilitó el florecimiento de varias ciudades, les dio la entrada a la vida moderna; bueno, fue concretamente el trabajo del obrero, el cual no habría sido el mismo sin pastes. Cuando se procura un alimento en una comunidad, este es parte del ciclo de vida de la misma, las personas cultivan e importan los ingredientes necesarios para realizarlo, las personas lo consumen y atraen a otras para que lo consuman y el alimento se vuelve ícono de un lugar.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí