Daniel Guerrero y El Viejo Continente

0
357

Nos encontramos en el Puente Colgante Boutique Hotel, en Portugalete, Bizkaia, mi tierra, he quedado con Daniel Guerrero, un catalán que está dando mucho qué hablar con sus cigarros.

Antes de nada quiero agradecer a Ricardo Campuzano, director del hotel, todas las facilidades para que podamos realizar esta entrevista. Estamos en la terraza exterior del hotel con unas magníficas vistas al Puente Colgante, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Después de un efusivo abrazo (hacía meses que no nos veíamos) encendemos un lancero maduro, capa San Andrés, ¡qué mejor manera de empezar!

Entonces, ¿todo empezó en México?

Si echo la mirada atrás, me doy cuenta de que es posible que fuera así. Hace unos años fundé una sociedad relacionada con el mundo del tabaco que organizaba viajes por las zonas tabaqueras de México, incluso, llegamos a montar dos festivales internacionales (el Festival del Puro Mexicano). Tuve mucha relación con los productores de la zona y es posible que fuera allí donde se despertó en mí la idea de crear mi propia marca, aunque ya me rondaba desde los tiempos que trabajaba con mi familia. Pero, desde luego, tengo que reconocer que en el tiempo que pasé en México aprendí mucho y tuve la suerte de conocer a gente maravillosa, y siempre estaré agradecido al tiempo que pasé allí

Daniel, háblame de tus principios en la industria del tabaco

¡Uf! Pues ha pasado ya mucho tiempo. Yo siempre he tenido relación con el tabaco. Mis padres regenteaban un pequeño estanco en Barcelona, así que puedes imaginar que el mundo del tabaco ha estado en mi vida desde el principio. Después, he sido vendedor en compañías de tabaco y hasta jefe de ventas en multinacionales, pero me volví de nuevo a ejercer de estanquero a Barcelona. Me propuse cambiar el estanquito pequeño de mis padres por uno más grande y, cuando lo logré, en otro más grande aún.

Hasta que hace unos años lo vendí todo para dedicarme en cuerpo y alma al proyecto que de verdad me llena personalmente: crear mi propia liga de tabaco y comercializarla.

Así, sin más, sin anestesia…

Bueno, es que dicho así, de una forma tan resumida, parece que fue algo rápido y fácil, pero no, en absoluto. Fue una decisión muy complicada y consensuada con los míos, aunque yo tenía claro que, después de 30 años vendiendo los tabacos de otros, me tocaba hacer y vender el mío.

Después de México, estuve más de un año dando vueltas a Nicaragua, aprendiendo del tabaco nica en todas sus zonas tabaqueras, probando y probando tabacos hasta encontrar lo que yo estaba buscando para hacer el mío. Dicho así, parece que me dio el arranque y lo dejé todo a la aventura, pero no es tan fácil. Yo soy un hombre decidido y no tengo miedo al fracaso. Lo he saboreado ya alguna que otra vez y he sabido levantarme después y sacar de los fallos, provecho, pero tampoco soy un kamikaze.

Detrás de este lancero que nos estamos fumando hay mucho trabajo, muchos madrugones, muchas pruebas, muchos kilómetros recorridos y mucha pero mucha reflexión. A lo mejor por eso es un cigarro que ayuda tanto a reflexionar.

Y hasta ahora, estás ya presente en 30 países…

Sí, así es. No es un camino fácil, desde luego, pero puedo decir con cierto orgullo que El Viejo Continente y The Circus, que es mi otra marca, tienen ya distribución en 30 países de cuatro continentes. Han sido cinco años de auténtica locura, desde que salimos al mercado, pero ya puedo empezar a decir que las marcas tienen una buena consolidación en esos mercados. Empezamos en Europa, después desembarcamos en el mercado americano y estos dos últimos años estamos creciendo muy satisfactoriamente en África y Oriente Medio. Aunque, desde luego, Europa es el mercado más importante para mí. Ya tenemos presencia prácticamente en todos los países.

Háblame de los nombres de las marcas, que me parece muy particulares… Por cierto, ¡este lancero está riquísimo!

El Viejo Continente es un tributo a la vieja Europa que tiene su importancia en el mundo y la historia del tabaco. Estoy convencido de que los tabacos no serían lo mismo sin ese contraste, a veces tan chocante como complementario, pero siempre maravilloso, entre el Viejo Continente y el Nuevo Continente, que es cómo se llamaban en el siglo XVI. Por eso, la anilla parece una carta de navegación de aquellos años en que los barcos cruzaban el Atlántico y traían el tabaco al Viejo Continente, con una Rosa de los vientos. Está claro que la cuna del tabaco es América, pero Europa ha cumplido su papel en el desarrollo de esta industria y, por eso, me pareció buena idea hacer un pequeño homenaje a la vieja Europa.

Y los orígenes de la Europa que hoy vivimos, no se puede olvidar el primer imperio que la unificó en gran parte, de ahí que el guardapié lleve el color del cardenalicio romano y que las primeras tres vitolas tuvieran nombre en latín: Maximum, Robustum y Brevium.

Esa es la primera familia de cigarros que lancé al mercado. Fueron muy bien recibidos, porque además el aspecto de esa capa habano es magnífico y destaca muy bien con los colores que elegimos. Así que, visto el éxito, modesto pero reconfortante, nos animamos a lanzar la familia de maduros, con capa de San Andrés, México, y esta anilla gris, y después, para seguir ampliando el mundo de El Viejo Continente, lanzamos la versión con capa Connecticut Shade de Ecuador, que lleva una anilla más llamativa, de color lila.

Después de dos años desarrollando la marca, y viendo la evolución en los mercados, empecé a pensar en construir otra marca distinta, con una ligada diferente, otra imagen, dirigida a otro público. Le di muchas vueltas al nombre y, al final, por una razón sentimental muy personal me incliné por The Circus. Tuve una infancia muy unida al circo y creo que, en cierto modo, se lo debía. Es un tabaco que se sale bastante de lo que los aficionados buscan en los cigarros de Nicaragua, más vivo, con cierta complejidad, un puntito menos de fortaleza, pero mucho equilibrio. Las vitolas de The Circus son componentes de ese maravilloso mundo: Harlequin, Magician, Canon.

Tú que viajes tanto, ¿cómo ves el mundo del cigarro?

El mundo del tabaco tiene una capacidad de sorprender que no estoy muy seguro de que haya muchos parecidos. Hay quienes quieren hacer una especie de análisis científico riguroso, pero hay tanta subjetividad, el mundo del disfrute al que pertenece el tabaco es tan personal, que uno acaba dándose cuenta de que no hay tabaco malo. Y se están haciendo cigarros muy buenos, de muchísima calidad, en muchas partes. Sin dejar de ser un mundo donde la marca tiene su importancia, sin duda, pero creo que la industria está ahora muy concienciada en la importancia de la calidad.

Las redes sociales también han cambiado mucho la percepción del consumidor y ayudan enormemente a la hora de darse a conocer, de llegar al consumidor que está interesado en el producto.

Hoy día, la gran mayoría de fumadores saben identificar la procedencia de casi todos los tabacos. Son consumidores inquietos, que quieren saber, desean estar al tanto de los procesos, de las mezclas, de las zonas de cultivo. El producto despierta mucho interés en el consumidor. No es como otros bienes que el público compra, consume y recicla. Y yo creo que esto es muy bueno para la industria, porque está haciendo que los fumadores se vuelvan exigentes, cada vez más, con la calidad. Una demanda que los productores de cigarros tenemos la obligación de satisfacer. El ansia por saber más, también ha llevado a los fumadores a probar cosas nuevas, le da un dinamismo nuevo al mercado que hace años era impensable.

Organizamos muchas catas con consumidores y estamos asistiendo a algo que esta industria necesitaba mucho: el público se está rejuveneciendo. Cada vez asiste más gente joven a los eventos y aunque se están iniciando (o, precisamente por eso), casualmente son los que te hacen las preguntas más técnicas y los que tienen más ganas de conocer.

Como te he comentado anteriormente, las redes sociales están ayudando mucho. Fumar puros está empezando a dejar de ser “aquello que hacía mi abuelo”. A mí cuando me decían esto, me echaba las manos a la cabeza.

Acabando el segundo tercio, te lo puedo preguntar, ¿qué proyectos tienes para el 2020?

¡Muchos, yo no paro,  y tendríamos que fumarnos otro lancero entero para responderte!

Lo primero que va a llegar, es una nueva línea de El Viejo Continente que, siguiendo con el mismo desarrollo de marca, hemos bautizado Mare Nostrum, nombre romano del Mediterráneo. Ya he dado muchas vueltas, pero yo soy barcelonés, una ciudad que no se puede entender sin el mar Mediterráneo que la baña, y es allí donde tengo mi base, mi familia, mi descanso y mis ratos de serenidad. Viajo mucho, tú lo sabes, y de vez en cuando necesito llegar a Barcelona y lo que veo desde mi ventana, tengo esa suerte, es el Mediterráneo. Así que me pareció que era coherente. Le hemos dado una imagen azul marino y naranja, reforzada por el decapado azul de la caja que le da un aire llamativo muy meditarráneo. Y también en los sabores va por una línea diferente, porque le hemos incluido una base de tabaco CuBra brasileño, que le añade una nota cítrica y especiada también muy especial. Estoy fascinado con esta liga y tengo muchas ganas de que los consumidores la prueben.

También vamos a lanzar ahora una edición limitada, para la que hemos usado parte de ese tabaco CuBra, y que hemos desarrollado con un periodista español especializado en tabaco, Javier Blanco Urgoiti, creo que tú le conoces también. Es buen amigo desde hace años. Hemos hecho una presentación muy cuidada, son 200 cofres con 20 cigarros de formato robusto que llegarán a los mercados en breve y que llevan el nombre de su web: El Viejo Continente Burkina [J’Adore] The Revist Edition.

Las malas lenguas me han contado que hay algo más, no estaría mal que dieras la  exclusiva a nuestros lectores de Latino Aficionado

¡Cómo sois los periodistas! Después de cinco años siendo marca privada, con las dificultades que a veces entraña, el año que viene El Viejo Continente inaugura su propia fábrica de cigarros en Estelí, Nicaragua, que también será fábrica de cajas. Evidentemente, era un paso necesario, que traerá consigo otro tipo de dificultades, pero creo que es una apuesta firme para darle la continuidad y la estabilidad que una marca seria, como El Viejo Continente, necesita para dar una respuesta de consistencia y calidad a sus consumidores. Estamos ultimando detalles, pero El Viejo Continente Cigar Factory arrancará ya en 2020, coincidiendo con el quinto aniversario de la marca y es algo en lo que tengo puestas muchas ilusiones y mucho esfuerzo y ya me dirás cómo te has enterado.

Después de estos años peleando en el mercado, era algo que tenía necesidad de hacer.

El último tercio

Esto se acaba. Dejaremos morir el lancero como se merece, con dignidad, apoyado en el cenicero. Decirte que me ha encantado poder entrevistarte, aunque ha sido más una charla entre amigos. Tenía referencias tuyas, pero ahora soy otro Guerrero.

Agradecer a Ricardo Campuzano Rollán su amabilidad y las facilidades para hacer posible esta charla entre amigos, aquí en el Puente Colgante Boutique Hotel. La siguiente entrevista en la Torre Salazar.

¡Que no pare la música, nunca dejen de bailar!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí